¡Para que los derechos humanos sean una vivencia para todos!

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Youtube
  • UReport

127/19 En el marco de la conmemoración del Día del Periodista el Procurador de los Derechos Humanos de Guatemala, Jordán Rodas Andrade, expresa su preocupación por las restricciones a la libertad de expresión en Guatemala.

30 noviembre, 2019

En abril de 2019, la Organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) publicó la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, en la cual Guatemala ocupaba el lugar 116 de 180 países.[1]

Al respecto, RSF refiere: “Jimmy Morales, electo presidente en 2016, a menudo agrede a los periodistas que critican su gestión, lo que ha generado un ambiente muy tenso y provocado autocensura. El país sigue minado por el crimen organizado y la impunidad, lo que hace peligroso el trabajo de los periodistas. Los reporteros pueden padecer amenazas y agresiones si denuncian casos de corrupción en los que están implicados políticos y gobernantes. A menudo se registran asesinatos de periodistas, por lo que Guatemala sigue siendo uno de los países más peligrosos del continente para prensa. Estaba previsto que se aprobara un mecanismo nacional de protección de periodistas en 2016, pero el proyecto ha sido aplazado muchas veces…”

La Asociación de Periodistas de Guatemala, en el marco del proceso electoral, registró 39 casos de violaciones a la libertad de expresión. Guatemala, con 9 casos; Alta Verapaz, 7; Sololá, 6 e Izabal 5, fueron los departamentos donde más acciones se registraron.[2]

“Aunque el número de casos vinculados al contexto electoral aumentó en comparación con el pasado proceso (17 casos en 2015 / 39 casos en 2019), no ocurrieron actos graves como atentados armados, ataques físicos con lesiones graves o considerables daños materiales”, cita el documento.

Las principales violaciones denunciadas fueron obstrucción a la fuente, intimidación/presión y amenazas. Entre los supuestos responsables están: autoridades, desconocidos y partidos políticos.

En octubre de 2019, en su informe ante la 75 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), expresó su preocupación por la estigmatización a medios y periodistas en Guatemala. Este periodo se ha caracterizado por intentos de diversos actores de la sociedad para acallar la libertad de prensa, da cuenta la SIP.

En noviembre de 2019 la APG presentó el informe sobre el Estado de Situación de la Libertad de Expresión en el que señala un retroceso en la garantía de este derecho, y resalta que la relación de los medios con el Gobierno de Jimmy Morales se deterioró a raíz de su papel fiscalizador. Ocurrieron también hecho solapados y ataques directos en contra de la libertad de expresión, en los que se sospecha de la participación de elementos del Estado.[3]

“La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) denunció el crecimiento de los “netcenters”, utilizados para la distribución de “noticias falsas y mensajes de odio”. Se determinó que se encuentran en tres ciudades: Guatemala, Quetzaltenango y Cobán. Esta herramienta también se utiliza en contra de periodistas, líderes de opinión y religiosos”. Este periodo se ha caracterizado por intentos de diversos actores de la sociedad para acallar la libertad de prensa, da cuenta la SIP.

La violencia se ha agudizado en los últimos años, dando cuenta de varios asesinatos de periodistas que han denunciado la corrupción, incluyendo el caso de un exdiputado que ordenó el asesinato de dos periodistas en Suchitepéquez, en 2015. En ese mismo departamento fueron asesinados otros dos periodistas, cuyos cadáveres se encontraron amarrados y con señales de tortura; asimismo, otro periodista fue asesinado en junio de 2019.

El reciente estado de excepción en varios municipios del país también dio una muestra de la conculcación de los derechos a la libertad de expresión y de prensa, acción que fue rechazada y condenada por la magistratura de conciencia.

El observatorio de periodistas ha identificado que alrededor del 24 % de las agresiones contra periodistas, comunicadoras y comunicadores sociales está relacionado con intimidaciones y amenazas, en tanto que otro 24 % corresponde a agresiones físicas, verbales y materiales; solo este año varios periodistas fueron víctimas del robo de sus equipos mientras trabajaban.

A lo largo de 2019, el Procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas Andrade, ha lamentado y condenado los ataques en contra de reporteros, fotógrafos, medios de comunicación, así como Directores y propietarios de medios informativos quienes han sido víctimas de diversos hechos que constituyen vulneraciones a sus garantías fundamentales.

Este día, nuevamente exhorta al Gobierno de Guatemala para que impulse acciones que permitan contar con un marco para la protección de los profesionales de los medios de comunicación, que tenga como base el Plan de Acción de las Naciones Unidas sobre la seguridad de los periodistas y hace un llamado a las instituciones a cargo de la seguridad ciudadana, investigación criminal y administración de justicia, unificar esfuerzos y recursos para identificar, aprehender y enjuiciar a los autores intelectuales y materiales de todo acto contra la vida e integridad de las y los periodistas.

Guatemala, 30 de noviembre de 2019

 

[1] Reporteros Sin Fronteras (2019) Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa. Recuperado de: https://rsf.org/es/datos-clasificacion

[2] Asociación de Periodistas de Guatemala (2019) Informe final del Centro de Monitoreo Electoral de la Asociación de Periodistas de Guatemala

[3] Asociación de Periodistas de Guatemala (2019) Estado de Situación de la Libertad de Expresión. Recuperado de: https://google.com/file/d/1z9AuDdghm8vAck_K7h5x8si5MuwcV7kZ/view